De la mano del “Pibe” y James, dos generaciones unidas por la gloria de los Mundiales

14
5

Con Valderrama fuimos a Italia 1990, Estados Unidos 1994 y Francia 1998. Con Rodríguez gozamos el inolvidable Brasil 2014 e iremos a Rusia 2018.

La señal se dio en enero de 1985, en el Suramericano Sub 20 en Paraguay, con el equipo dirigido por Luis Alfonso Marroquín, que mostró una nueva propuesta del fútbol colombiano. Cuando la selección mayor quedó eliminada de México 86, a los pocos meses, en la memoria del país quedaron sonando nombres para la transición.

El médico Gabriel Ochoa lo intentó alineando en un mismo juego contra Paraguay a Willington Ortiz, Carlos Valderrama, Antonhy de Ávila y John Édison Castaño, pero fue insuficiente y el semillero de talentos pedía pista para salir a ganar.

El primer acto fue la Copa América de 1987, realizada en Argentina, en la que Colombia, dirigida por Francisco Maturana y Hernán “Bolillo” Gómez, logró el tercer lugar con un equipo que además dio la condición de goleador a Arnoldo Iguarán y el título de Rey de América a Carlos Valderrama. Con René Higuita, Luis Fernando Herrera, Luis Carlos Perea, Leonel Álvarez, Bernardo Redín, Gabriel Jaime “Barrabás” Gómez y Antonhy de Ávila, la selección demostró estar lista para pelear la eliminatoria a Italia 1990, objetivo que alcanzó en 1989 en doble partido de repechaje contra Israel.

Con Andrés Escobar, Freddy Rincón, Alfonso “Bendito” Fajardo, Albeiro Usurriaga y Carlos “La Gambeta” Estrada, entre otros, se completó una generación victoriosa de futbolistas que disputó con méritos el Mundial ganado por Alemania en 1990.

De hecho, fue el único equipo que empató al campeón con el gol más recordado en la historia del fútbol nacional, convertido por Freddy Rincón en la agonía del juego. El mundo vio a una selección sorprendente que apenas tomaba vuelo en el concierto internacional. Varios jugadores se fueron al exterior y el equipo pasó de largo con una nueva eliminatoria exitosa.

La del camino a Estados Unidos 1994, que sumó a Óscar Córdoba, Alexis Mendoza, Iván René Valenciano, Faustino Asprilla, Wilson Pérez y Adolfo “El Tren” Valencia, entre otros. La misma que clasificó el día del 5 a 0 frente a Argentina en Buenos Aires, pero después protagonizó el fiasco de su eliminación en Estados Unidos, en medio de amenazas, escándalos y luego el infame asesinato de Andrés Escobar en Medellín.

Pero fue tan brillante esa generación de futbolistas, que se levantó de las cenizas y accedió a un tercer mundial consecutivo, Francia 1998, donde fue claro que había llegado la hora del relevo.

A pesar de que llegaron baluartes como Farid Mondragón, Iván Ramiro Córdoba, Wílmer Cabrera, Jorge Bermúdez, Mario Yepes, Hárold Lozano, Víctor Aristizábal, Mauricio Serna y Giovanni Hernández, el ciclo mundialista se detuvo y tuvieron que pasar 16 años para retomarlo.

En la ruta a Corea-Japón 2002, después de 12 partidos, la dirigencia sacó a Luis García de la dirección técnica y regresó a Maturana, que orientó seis juegos y la selección fue eliminada. Su revancha fue la Copa América de 2001, con Freddy Grisales, “Choronta” Restrepo, Fabián Vargas y Jerson González, entre los nuevos.

Sin embargo, tampoco pudo engranar una nueva generación para arrancar la eliminatoria a Alemania 2006. Al quinto juego el técnico era Reinaldo Rueda, que se quedó en el camino con una selección reforzada con valores como Miguel Calero, Luis Amaranto Perea, Élkin Soto, Tressor Moreno y Juan Pablo Ángel. Con el objetivo de Sudáfrica 2010, la posta la recogió el estratega santandereano Jorge Luis Pinto, que a los inamovibles de entonces comenzó a sumar nombres como Carlos Sánchez y Macnelly Torres, y después a los artífices de otro momento dorado del fútbol juvenil de Colombia.

En el torneo Sub20 de 2005, que se había realizado en Colombia, el título fue para el local y sus artífices quedaron en primera fila para ser también los protagonistas del nuevo sueño mundialista: Falcao García, Camilo Zúñiga, Freddy Guarín, Pablo Armero y Hugo Rodallega. Hasta la octava fecha a Sudáfrica 2010, bajo las órdenes de Pinto y, a partir de entonces, bajo la conducción técnica de Eduardo Lara, el vencedor del Sub 20 de 2005. También se sumaron Dayro Moreno, Cristian Zapata, Abel Aguilar, David Ospina, Giovanni Moreno, Teófilo Gutiérrez y Jackson Martínez.

No obstante, la selección se quedó afuera de Sudáfrica y el desafío se volvió Brasil 2014. Inicialmente con Leonel Álvarez como técnico hasta la tercera fecha y, a partir del 5 de junio de 2012, para el partido con Perú en Lima, con la dirección del argentino José Pékerman, que supo sincronizar a los experimentados con la nueva generación del fútbol colombiano. Empezando por James Rodríguez, que ese día hizo el gol del triunfo por la mínima diferencia. Con ellos se fueron afianzando Juan Guillermo Cuadrado, Luis Fernando Muriel, Jackson Martínez, Teófilo Gutiérrez y Carlos Bacca.

Con el liderazgo del experimentrado Mario Yepes, esa nueva generación logró la clasificación a Brasil 2014 y disputó un extraordinario mundial en el que quedó la certeza del deber cumplido.

José Pékerman renovó su vínculo con Colombia, donde además jugó en los años setenta, y aceptó medírsele a una nueva eliminatoria, esta vez rumbo a Rusia 2018. De la generación del Sub 20 de 2005 siguen Falcao, Cristian Zapata y Abel Aguilar. Son de la misma promoción Santiago Arias, Carlos Sánchez, Giovanni Moreno, Luis Fernando Muriel y Teófilo Gutiérrez. Unos con mundial a bordo y otros a la espera de alcanzarlo.

Con ellos, la base para seguir pensando en grande; David Ospina, Davinson Sánchez, Yerry Mina, William Tesillo, Wílmar Barrios, Édwin Cardona, Mateus Uribe y Carlos Bacca. El equipo que José Pékerman fue ajustando a lo largo de tres años de dura eliminatoria suramericana. Ahora está a punto de concluir y Colombia tiene un lugar asegurado en Rusia 2018. Como ayer, en la gesta de 1990, 1994 y 1998 el país vibra con un equipo de deportistas de talla mundial que bajo el criterio de José Pékerman cumple la tarea de demostrar el talento del fútbol colombiano.

Tomado: elespectador.com

Su opinión cuenta, deje su comentario.

Comentarios. Este espacio es exclusivo del usuario por tal motivo La Voz del Río Arauca no es responsable por las opiniones que se presenten.