Muere indígena tras choques entre nativos y policía en el Cauca

73
5

Foto: colprensa

Como María Efigenia Vásquez Astudillo fue identificada la mujer indígena que falleció tras resultar herida, con proyectil de arma de fuego, en medio de las confrontaciones entre integrantes del Resguardo de Coconuco y efectivos del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, de la Policía Nacional.

A eso de las 11:00 de la mañana de este domingo, alrededor de 200 integrantes de esta comunidad nativa empezaron a ingresar al predio conocido como Agua Tibia, donde funciona un centro recreacional, cuya atracción principal son las piscinas de aguas termales.

Como en el sitio hay presencia de fuerza pública, para velar que su propietario tenga derecho a tener control del predio y a su entrada por orden de la justicia colombiana, se presentaron choques porque los indígenas empezaron a lanzar grandes rocas y explosivos artesanales a los integrantes del Esmad.

En medio de esta confrontación se presentaron luego varias detonaciones, resultando herida María Efigenia Vásquez Astudillo, quien integraba la emisora de este Resguardo así como del grupo de comunicaciones del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric. Otras dos personas también terminaron lesionadas. Por eso fue necesario el traslado de los nativos hacia el hospital Universitario San José en Popayán, donde lastimosamente la joven falleció.

Según el reporte médico preliminar entregado por el Cric, la comunicadora no se repuso de dos heridas que presentaba, una de ellas en el pecho. Al parecer el proyectil afectó órganos vitales, como sus pulmones, causando su deceso.

Con la muerte de la nativa se complica aún más la situación en este predio, el cual es reclamado por el Resguardo de Coconuco bajo su política de liberación de la madre tierra, mientras que su propietario, Diego Angulo, exige su legítimo derecho al predio, donde ha desarrollado un complejo recreacional muy acogido por turistas del suroccidente colombiano.

Después de conocerse esta situación, integrantes del grupo de comunicaciones del Cric denunciaron que los disparos fueron realizados por integrantes de la Policía, responsabilizando así a estos últimos de la muerte de María Efigenia Vásquez Astudillo.

Sin embargo, la justicia colombiana ordenó a las autoridades, en este caso a la Policía Metropolitana de Popayán y a la alcaldía de Puracé, garantizar el acceso al predio y velar que este no sea invadido por los nativos para así salvaguardar el derecho a la propiedad privada del comerciante. Por eso desde esa fecha hay presencia del Esmad en el lugar, ubicado a un costado de la vía que comunica la capital del Cauca con el municipio de Pitalito, Huila.

Pero lo anterior es un solo un capítulo de la historia de este lugar, ya que desde el 2013 se viene adelantando la posibilidad de que el Gobierno Nacional comprara este predio para así dárselo a los integrantes del Resguardo de Coconuco, luego de una visita del entonces ministro de Agricultura Aurelio Iragorry, donde se pactó lo anterior. Pero hasta la fecha, esto último no se ha concretado.

“Se han realizado concertaciones con los indígenas para encontrarle una salida a esta dificultad, pero lastimosamente han planteado respuestas que no son accesibles por parte de nosotros, pero hay una orden del Tribunal Contencioso Administrativo que haya presencia de la Policía y garantizarme mi derecho a mi propiedad. Durante este proceso se han presentado casos de abuso de la fuerza por parte de los indígenas, quienes no han dejado llegar los turistas al centro recreacional, incluso lo han intentado agredir”, explicó en su momento Diego Angulo, frente a esta situación.

Tomado: http://www.elpais.com.co

Su opinión cuenta, deje su comentario.

Comentarios. Este espacio es exclusivo del usuario por tal motivo La Voz del Río Arauca no es responsable por las opiniones que se presenten.