Seis días explorando el río Arauca

89
5

Por: Maria Paula Rubiano (Texto y fotos)

Desde hace 20 años, ningún equipo científico visitaba el río Arauca para investigar la biodiversidad que alberga esta cuenca fronteriza. El Espectador acompañó la travesía de 15 biólogos por 250 kilómetros de río.

– Arranquemos ya, ¿no?

Cuando el director de Omacha y Federico Mosquera, líderes de la expedición, empezaron a buscar un barco que pudiera llevar a bordo a semejante equipo, se encontraron con que en Arauca no había un solo bote diseñado para este tipo de expediciones. Alguien les sugirió optar uno de esos barcos de gran calado que suelen recorrer el Arauca como restaurantes o bares flotantes. Así lo hicieron. Eligieron a La Barcaza por una razón sencilla: era el bar flotante más grande del Arauca.

Tuvieron que convertir el bar flotante –dos neveras, una cocina donde apenas caben las ollas, mesas de madera oscura, un baño pequeño y con suerte, limpio– en el hogar de la expedición binacional más larga que ha visto el río Arauca.

Nunca habían tenido que hacer algo así. Ni siquiera en la primera de las expediciones por los grandes ríos de Suramérica, que el científico asumió como misión en 2001. Por esos años, el biólogo estaba buscando financiación para proteger delfines rosados. Los gobiernos siempre lo recibían con la misma pregunta: “¿pero de cuántos animales estamos hablando?”

Tratando de encontrar una respuesta, el biólogo reunió a sus colegas y se embarcó por ríos en Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela. En 2016 ya había recorrido 27.000 kilómetros y había estimado cuántos delfines pueden vivir en esas aguas. Las aguas enlodadas del Arauca eran las únicas en Colombia que no había navegado. Por eso no dudó en hacer de La Barcaza el hogar de las 27 personas que entre científicos, periodistas, y tripulación hicieron parte de la expedición “Expedición río Arauca: Un río, dos Países”.

El costo de cada expedición oscila entre los $15 y los $20 millones.

La primera de las expediciones la hicieron en el año 2001 por el río Amazonas

El 29 de octubre pasado, a eso de las 12 del medio día, Fernando soltó esas palabras montando en una embarcación techada que, sin muchas pretensiones, se llama La Barcaza. Así, el investigador colombiano echó a andar la primera expedición en reunir a un equipo de 15 científicos –una brasilera, seis colombianos y ocho venezolanos– que se dedicaron, durante seis días, a documentar los delfines rosados, aves, peces, caimanes y babillas que habitan en las aguas del río Arauca.

En esta época del año, el río Arauca baja repleto de agua enlodada hacia el Orinoco. Aunque parece una mansa infusión de té en leche, en realidad las aguas cambian con brusquedad. La primera noche, por ejemplo, se secó casi dos metros en unas cuantas horas. Eso encalló a La Barcaza en la tierra húmeda de Santa Rita, una vereda de la orilla venezolana. A eso de la una de la mañana, todo el mundo tuvo que bajarse.

Expedición completa: https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/seis-dias-explorando-el-rio-arauca-articulo-719844
Tomado: elespectador.com

Su opinión cuenta, deje su comentario.

Comentarios. Este espacio es exclusivo del usuario por tal motivo La Voz del Río Arauca no es responsable por las opiniones que se presenten.