Antioquia, la trinchera del paramilitarismo

236
5

Un informe de diferentes organizaciones sociales asegura que el 96% (121) de los municipios de Antioquia tienen presencia paramilitar.

El Clan del Golfo, también conocido como Autodefensas Gaitanista de Colombia (AGC), es el grupo armado ilegal de mayor autoridad en Antioquia pues su poder se extiende a 97 municipios del departamento. Le sigue la Oficina del Valle de Aburrá (OVA) operando en 27; el Clan Isaza, en 14; los Pachelly, en 11; ACN, en 9; los Chatas y Los Trina en 11; Nueva Generación, en 4; La Mano que Limpia, en 3; los Rastrojos y las Águilas Negras, cada uno en dos municipios.

Ese es el balnace que arroja el informe “Presencia de grupos paramilitares y algunas de sus dinámicas en Antioquia”, presentado esta semana, que señala que aun existen 35 grupos llamados “Convivir” en Medellín y que el departamento sigue siendo territorio en disputa de los Grupos Armados Organizados (GAO) dado el carácter estratégico a nivel geográfico, político y económico que tiene la región para las actividades ilegales de estas estructuras herederas del paramilitarismo.

La investigación duró dos años (enero de 2016 a octubre de 2017) y fue realizada por la Asociación de Víctimas y Sobrevivientes del Nordeste Antioqueño (ASOVISNA), la Corporación Jurídica Libertad (CJL), la Fundación Sumapaz y la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos (CCEEU) Nodo Antioquia.

El informe centra su análisis alrededor de tres ejes: “la presencia de los grupos paramilitares que operan en los territorios; dinámicas económicas, principalmente ilegales y dinámicas socioterritoriales que muestran el control sobre la población; y las agresiones, específicamente homicidios y amenazas, contra la labor de los líderes, las lideresas, los defensores y las defensoras de derechos humanos”.

El documento explica la capacidad operativa y la casi omnipresencia en el departamento de los ahora llamados GAO, otrora Bacrim, enfocando el análisis de cuatro subregiones donde los efectos de la presencia paramilitar son más preocupantes: El norte y nordeste antioqueño, el Urabá y el Valle de Aburrá.

Además afirma cómo, aunque estas estructuras delincuenciales siguen causando terror mediante las amenazas y los homicidios contra líderes y defensores de derechos humanos, han sofisticado su proceder para operar con mayor efectividad gracias a presuntas alianzas con “agentes estatales, instituciones públicas y empresarios, entre otros”.

El carácter descentralizado y multipolar de estas organizaciones hace que sean más efectivas en su accionar delincuencial que incluye, entre otras, la minería ilegal, el narcotráfico, la extorsión, el contrabando y hasta el tráfico de armas.

Tomado: elespectador.com

Su opinión cuenta, deje su comentario.

Comentarios. Este espacio es exclusivo del usuario por tal motivo La Voz del Río Arauca no es responsable por las opiniones que se presenten.